7 consejos para mantener su dotación

La dotación y los uniformes en general son un elemento muy importante para proyectar su imagen. Ante todo siga los consejos que vienen en la marquilla de los uniformes. En este artículo le presentamos 7 sencillos consejos con los que mantendrá como nuevas sus prendas de dotación por más tiempo:

1.Cada cosa en su lugar:

A la hora de lavar la ropa no debe mezclar la ropa blanca con la de color, ya que esta puede soltar tinte. Igualmente la ropa de uso diario no debe mezclarse con la ropa de dotación. Su ropa de trabajo probablemente estará sucia con sustancias específicas que no conviene mezclar con la ropa de la familia.
Si varias personas en su casa tienen ropa de trabajo similar, pueden mezclarse y lavarlas juntas para aprovechar los lavados. Hay tener especial cuidado de que las prendas manchadas no contengan elementos tóxicos que pueden contaminar a las otras.
Cierre cremalleras y velcros para prevenir que se enganchen y dañen otras prendas durante el lavado. Desabroche los botones y vacíe los bolsillos.
Puede, para aprovechar la carga de la lavadora, mezclar su prendas de dotación empresarial con trapos de limpieza.

2. A Remojo, pero poco:

Antes de lavar su uniforme en la lavadora es recomendable dejarlo un rato en remojo pero no exceso para no estropear las fibras del tejido . La prenda, así, irá reduciendo la suciedad más incrustada y reblandeciendo las manchas.
Si la prenda está muy sucia y las manchas son difíciles de eliminar tendremos que rociarle quitamanchas antes de meterla a la lavadora o poner un poco de quitamanchas en la cubeta del detergente al iniciar el ciclo de lavado.

3. Blanco más blanco:

Si los uniformes son de color blanco, muy frecuente en muchos sectores como Chefs, médicos y enfermeras o personal de laboratorio, debemos lavar las prendas de dotación con especial constancia. Las manchas se notan más en la ropa blanca que en las de color y cuesta más mantener el blanco.
Hay que evitar a toda costa utilizar cloro, ni siquiera en la ropa blanca. El cloro es un producto tóxico que daña la prenda y puede provocar alergias en la piel al estar la prenda en contacto con ella. Si quiere aclarar la ropa blanca se puede usar bicarbonato de sodio diluido en agua y dejar la prenda en remojo durante un tiempo..

4. Todo en su justa medida:

Si queremos que nuestra ropa de dotación dure más tiempo en perfectas condiciones conviene dosificar bien el detergente, no abusar del suavizante y no lavar las prendas a temperaturas altas (máximo 30 grados). Algunos tejidos, como el antifluido o el impermeable, no admiten suavizante.

5- Secado perfecto:

Este aspecto es fundamental para mantener sus prendas de dotación como el primer día por más tiempo. En cuanto salgan de la lavadora conviene colgarlas para que no se arruguen. No secar el uniforme con exposición directa al sol, ya que el color puede dañarse. La mejor opción es tenderla del revés y a la sombra. Para evitar que las prendas se deformen no las retuerza o exprima. Evite la secadora al máximo, el roce las desgasta mucho.

6- ¿Planchar o no planchar?:

Hay tejidos que no requieren ser planchados, tales como el antifluido. Si no es el caso de su uniforme empresarial debe prestar especial atención a las prendas delicadas (tejidos elásticos, viscosas, etc).
Regule bien la temperatura de la plancha según indicaciones de la misma, humedezca las prendas y planche del revés las que se brillen. Los estampados jamás deben plancharse directamente.

7- Los detalles cuentan en su dotación:

Revise periódicamente su uniforme, compruebe que tenga todos los botones, sustituya las cremalleras cuando detecte que no están cerrando bien y vigile que no se haya deshilachado el dobladillo o haya huecos en las telas.
Si detecta que su ropa huele a “guardado” ponga en su closet una pastilla de jabón de olor dentro o alguna flor o rama olorosa. Por supuesto, nunca guarde ropa sucia con ropa limpia.